El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (ANDI) presentaron hoy la resolución 1256 del 23 de noviembre de 2021, que reglamenta el uso de aguas residuales en el país, una alternativa para zonas de escasez del líquido y a la que podrán aplicar las empresas de acueducto y otros usuarios del recurso hídrico.

Esta resolución es un instrumento valioso en el marco del uso eficiente del agua, y permite fomentar un mayor aprovechamiento de los recursos naturales, bajo el modelo de la economía circular, que promueve el reciclaje, la reducción y la reutilización.

Carlos Eduardo Correa, ministro de Ambiente, dijo en el acto de lanzamiento que con el reúso del agua se pretende que, por ejemplo, una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) pueda ahora destinar las aguas residuales a usos agrícolas o industriales, disminuyendo así los vertimientos y aumentando la reutilización en otras actividades.

“Estamos cuidando el agua de Colombia. Y todo lo que nos permite hacer esta resolución es economía circular, modelo que desde el Gobierno Nacional hemos venido implementando porque estamos convencidos de que, al reciclar, al reutilizar y al reducir el consumo, le estamos haciendo una enorme contribución al planeta, al mitigar el cambio climático, amenaza que enfrentamos con estrategias y metas, entre estas, la de disminuir en 51 % las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) al año 2030, para alcanzar, entre otros propósitos, la carbononeutralidad al 2050. Es con hechos como le estamos cumpliendo al país”, dijo Correa.

El ministro agregó que el agua residual que cumpla con lo establecido en la resolución 1256, podrá emplearse para el riego de cultivos, zonas verdes y mantenimiento de parques. “Siempre se podrá tener como fuente de abastecimiento alterna”, puntualizó Correa.

A su turno, Bruce Mac Master, presidente de la ANDI, expresó: “El tratamiento del agua es una prioridad para los empresarios, y la norma de reúso contribuye a hacer más autosostenibles los sistemas de tratamiento al abrir una ventana de oportunidades que permite aprovechar el potencial del agua residual, para dejar de verlo como un desecho y usarlo como recurso. Es una responsabilidad de todos avanzar hacia nuevas prácticas encaminadas a la economía circular, por lo cual celebramos este hito”.

Más sobre la norma

La nueva normativa establece las disposiciones relacionadas con el uso de las aguas residuales (estas son las utilizadas o servidas, de origen doméstico o no doméstico), y aplica a las autoridades ambientales y a los usuarios de dichas aguas, pero no aplica para el uso de las aguas como fertilizante o acondicionador de suelos.

La norma aclara que la recirculación es el uso de las aguas residuales en operaciones y procesos unitarios dentro de la misma actividad económica que las genera, mientras que reúso es la utilización de las aguas residuales para un empleo distinto al que las generó.

En ese sentido, “siempre que sea técnica y económicamente viable, todo usuario del recurso hídrico podrá hacer la recirculación de sus aguas residuales, sin que se requiera autorización ambiental”, señala la resolución.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest