Los bosques secundarios, también llamados bosques sucesionales, son aquellos que crecen espontáneamente luego de haber sido talados para el uso antrópico del suelo, usualmente para agricultura, cultivos convencionales y ganadería. Actualmente, más de la mitad de los bosques tropicales de todo el mundo no son bosques maduros sino bosques secundarios. En las regiones tropicales de América Latina, estos cubren hasta un 28% de las coberturas boscosas.

Aunque los procesos de deforestación en el país son alarmantes, la regeneración natural es el punto de partida de la recuperación de los ecosistemas en terrenos abandonados. Un reciente estudio en la revista Science muestra que los bosques sucesionales tropicales se recuperan de una manera sorprendentemente rápida, de modo que a los 20 años pueden alcanzar valores equivalentes a casi el 80% de la fertilidad del suelo, el almacén de carbono y la diversidad de árboles de los bosques maduros.

Un equipo internacional de ecólogos tropicales analizó la recuperación de 12 atributos de los bosques durante la regeneración natural y cómo la recuperación de cada atributo está relacionada con la de los otros. Para ello, usaron información obtenida en 77 paisajes y más de 2200 parcelas de bosque distribuidas en América tropical y África Occidental.

De acuerdo con Lourens Poorter, profesor de la Universidad de Wageningen, Países Bajos y autor principal del estudio, “si bien es esencial continuar con la protección activa de los bosques maduros y detener el avance de la deforestación, los bosque tropicales potencialmente pueden crecer de nuevo y de forma natural en terrenos abandonados ubicados en áreas que fueron deforestadas. Estos bosques en desarrollo cubren áreas enormes y pueden contribuir a los objetivos locales y mundiales de restauración de los ecosistemas, brindando beneficios de escala mundial para la mitigación y adaptación. Al igual que a la conservación de la biodiversidad, además de muchos otros servicios para los habitantes locales como agua, combustible, madera y otros productos forestales no maderables», señaló.

La investigación indica que la tasa de recuperación de los bosques tropicales difiere mucho dependiendo de los atributos del bosque: la fertilidad del suelo y el funcionamiento de las plantas muestran las tasas más rápidas de recuperación, ya que alcanzan valores equivalentes al 90% de los del bosque maduro en aproximadamente 25 años). La recuperación de la estructura del bosque (altura del dosel, diámetro de los árboles) y la diversidad de especies es un poco más lenta (25-60 años) y la biomasa aérea y la composición de especies son los atributos que más tardan en retornar a su estado original (más de 120 años).

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest