Un informe internacional presentado por IPBES en Bonn advierte de los peligros económicos de la crisis de la biodiversidad y pide buscar un uso sostenible de las especies silvestres para evitar un colapso de los ecosistemas y las consecuencias que se derivarían de ello para muchas personas.

«Miles de millones de personas, tanto en países desarrollados como en países en desarrollo, se benefician a diario del uso de especies silvestres para obtener alimentación, energía, materiales y medicamentos», dice el informe de la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

Aceleración de la crisis de pérdida de biodiversidad

La aceleración de la crisis de la diversidad hace que más de un millón de especies se encuentren en peligro de extinción, lo que amenaza el sustento de las personas que dependen de ellas.

«Alrededor de 50.000 especies silvestres son usadas de diferentes maneras, entre las cuales se incluyen más de 10.000 especies que se utilizan directamente como alimento humano», según uno de los autores del informe, Jean Marc Fromentin.

Agregó que «las poblaciones rurales de los países en desarrollo son las más expuestas por el uso no sostenible, ya que la ausencia de alternativas complementarias suele obligarlas a seguir explotando especies silvestres que ya se encuentran en riesgo».

Un 70 por ciento de las personas consideradas pobres en el mundo depende de las especies silvestres.

Sobreexplotación de especies

«La sobreexplotación es una de las principales amenazas para la supervivencia de muchas especies silvestres terrestres y acuáticas», indicó el profesor John Donaldson, que también estuvo en el equipo al frente del informe.

«Abordar las causas del uso insostenible y, siempre que sea posible, revertir dichas tendencias brindarán resultados positivos para las especies silvestres y las personas que dependen de ellas», añadió.

El informe destaca los conocimientos que tienen muchos pueblos indígenas sobre el uso y recomienda la cooperación entre ellos y la comunidad científica para lograr una explotación más sostenible de las especies silvestres.

La evaluación contenida en el informe fue una petición de la Convención sobre el Comercio Internacional de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest