El pasado mes fue el cuarto junio más cálido del siglo XXI, con temperaturas máximas diarias en promedio 2,4 grados por encima de lo normal, y el quinto más seco del mismo periodo, ha informado este miércoles el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Los datos, basados en el balance climático mensual de la Agencia Estatal de Meteorología dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, recogen que en su conjunto el pasado junio fue «muy cálido», por detrás del mismo mes de 2017, 2003 y 2005.

La temperatura media sobre la España peninsular fue de 21,8 grados, dos por encima de la media de ese mes en relación con el periodo de referencia 1981-2010, y en seis estaciones principales la temperatura media del mes resultó la más alta de un mes de junio desde el comienzo de las observaciones.

Así, la temperatura máxima diaria marcó en promedio 2,4 grados por encima de los valores normales, mientras las mínimas se colocaron 1,7 grados por encima de la media, dejando una oscilación térmica diario 0,7 grados superior a lo normal del mes.

En quince estaciones principales la media de las máximas diarias fue la más alta de las correspondientes series y en cinco la media de las mínimas fue la más alta para un mes de junio desde el inicio de las observaciones.

Además, en seis estaciones principales la temperatura máxima registrada en junio fue la más alta de un mes de junio desde el comienzo de las observaciones.

Esta anomalía se detectó principalmente en el tercio este peninsular, donde fue «extremadamente cálido», en el centro «muy cálido», y entre «cálido y normal» en el tercio oeste, mientras en las Rías Bajas llegó a ser «frío».

En puntos de Menorca y Mallorca, en Baleares, junio fue «extremadamente cálido» y «muy cálido» en el resto.

En Canarias resultó en su conjunto «cálido», aunque tuvo carácter «variable» de unas zonas a otras.

Las anomalías más destacadas, todas ellas positivas, se registraron en amplias zonas de Aragón y Cataluña, con +4 grados, y en torno a +3 grados en el resto de las regiones del tercio este peninsular y algunas áreas de Baleares, según los datos de Aemet.

Episodio de calor

En junio se registró el intenso episodio de calor que se extendió desde el 1 al 19 de junio, con valores máximos como mínimos muy por encima de los normales y que fueron especialmente elevados en los días centrales del mes, provocado por una entrada de aire cálido procedente del norte de África.

Según la Agencia, aunque los datos son provisionales y están sujetos a posterior validación, con los disponibles se considera que hubo ola de calor en la Península y Baleares entre los días 11 y 18 de junio, un registro calificado como el «más temprano» de un fenómeno de este tipo de la serie, igualando a los registros con la ocurrida el 11 de junio de 1981.

Mes muy seco

Según las características descritas, además, el pasado mes de junio ha tenido un carácter muy seco, con una precipitación media sobre España peninsular de 18,8 litros por metro cuadrado, un 53 % del valor normal del mes según el periodo de referencia 1981-2010.

Las excepciones se registraron en Galicia, Asturias, la cornisa cantábrica, noroeste de Castilla y León, puntos del levante peninsular y del Pirineo oscense, así como Cataluña -donde ha tenido carácter entre normal y húmedo-, y llegó a ser muy húmedo en el interior de Galicia y en la mitad oeste de Asturias.

Con esas cifras, se ha convertido en el octavo mes de junio más seco desde el comienzo de la serie en 1961 y el quinto del siglo XXI.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest