Durante los próximos diez días maquinaria pesada trabajará en Continental Towers en la estabilización y demolición controlada del material que quedó luego de la implosión de la edificación. Posteriormente, se empezará con el traslado de los escombros a un sitio autorizado. Este será el esquema que se utilizará hasta el mes de febrero de 2023, fecha en la que se estima quede el lote completamente limpio.

En las primeras inspecciones realizadas por profesionales de Atila y el equipo técnico del Dagrd, solo se reportó un vidrio quebrado en la urbanización Interclub, lo que da cuenta del éxito del derribamiento controlado por medio de explosivos tipo indugel, como se conoce técnicamente.

“La planificación que se tiene para la remoción de estos escombros puede tardar alrededor de dos meses, buscamos que este predio quede totalmente limpio y que todo este material pueda ser removido y trasladado a una zona autorizada”, expresó Laura Duarte, directora del Dagrd.

Entre tanto, otra de las labores que se adelantarán en los próximos días tiene que ver con el cierre de las actas de vecindad de las unidades habitacionales, que son aproximadamente 672. Una más, correspondiente a las vías y espacio público, se llevará a cabo una vez el contratista Atila haya terminado de disponer el material de la implosión.

“Adicionalmente a la observación ocular que hizo el equipo técnico del Dagrd, también los ingenieros de Atila realizan y hacen una inspección no solo a Interclub, sino a las demás estructuras tanto de entorno como las unidades habitacionales que están en el perímetro de seguridad de la zona. Las actas de vecindad consisten en que se hacen unas de inicio y posterior a una obra, o en este caso a una demolición, se realizan actas de vecindad de cierre”, dijo Walter Pérez, subdirector de Conocimiento y Reducción de Riesgos de Desastres del Dagrd.

El mismo día de la implosión regresaron los ciudadanos evacuados de unidades residenciales como Altos del Poblado, Living, Yerbabuena y Casa Milano. Entre tanto, en Interclub se adelantan trabajos de limpieza y verificaciones de seguridad en ascensores y demás espacios comunes. En coordinación con la administración de la urbanización, se estableció un cronograma de ingreso escalonado que podría tardar dos días, empezando el domingo 11 de diciembre.

“Genera una satisfacción, una tranquilidad muy grande porque de verdad ese edificio ahí para nosotros era una pesadilla. El acompañamiento fue siempre, estuvimos en comunicación con el Dagrd y con las otras instituciones para estar al tanto qué iba pasando y nos mantuvieron enterados de todo el tema y en realidad fue corto el tiempo”, comentó Elisa Sierra, habitante de Interclub.

Los próximos días, Atila hará la demolición mecánica de la estructura de ascensores que quedó en pie. Antes debe asegurar la zona, se prepara para luego derribarla.

Síguenos

Pin It on Pinterest