El Centro de Medellín avanza en su recuperación, de la mano de diferentes acciones emprendidas por la Administración Municipal que buscan devolverle el brillo de años anteriores.

En 1675, es decir hace 347 años, se erigió como Villa de Nuestra Señora de La Candelaria a la ciudad de Medellín, que como dirían nuestros ancestros, nació en pleno Parque de Berrío en donde ahora está la Gorda de Botero, que marca la mitad de nuestra urbe, según la dirección exacta: la 50 con la 51.

Y ese Centro, que recoge miles de historias, se ha transformado a través de los años, pasando por fantásticos lugares como el paseo Junín, en donde estaban los mejores teatros; la quebrada Santa Elena; el parque de Bolívar, con su monumental catedral; y las placitas de Flórez y la de Zea, para luego convertirse en otro lugar, con el edificio Coltejer, la avenida Oriental, la calle San Juan y La Alpujarra. Ya en 1995 llegó el Metro, que lo partió en dos.

Con la llegada de miles de personas que seguían utilizando los buses, sumado a otras miles que se transportaban en el sistema masivo, el Centro pasó de convertirse en un lugar agradable y apetecido, en las décadas del 80 y del 90, a ser un caos que obligó a muchos ciudadanos a alejarse de allí.

La Plaza Botero instaló la cultura en el Centro

Las administraciones empezaron entonces a hacer esfuerzos para recuperar este espacio y fue así como se evitó el ingreso de muchos buses. Las vías cambiaron de sentido, se construyó la Plaza Botero, se dio prioridad al peatón y se crearon múltiples acciones culturales y educativas que han permitido que la imagen del Centro empezara de nuevo a recuperarse.

Es así como el último sondeo de opinión realizado por la Gerencia del Centro sobre la percepción que los ciudadanos tienen sobre la comuna 10-La Candelaria reveló que la imagen de favorabilidad sobre el territorio mejoró frente a la muestra realizada en 2019. En 2021, el 73 % de la ciudadanía tuvo una imagen positiva del Centro, cinco puntos porcentuales más que el resultado obtenido en el ejercicio anterior en el que se ubicó en el 68 %.

Hoy, Andrea Álvarez, comerciante del sector, al igual que muchos venteros y turistas están felices porque gracias a este trabajo de la Alcaldía de Medellín, de la Gerencia del Centro y de las autoridades, se da cuenta de que estas acciones arrojan frutos y que ya la gente transita con seguridad, además de encontrar todo lo que necesitan.

En el Centro hay un ambiente agradable, donde la gente puede salir a comprar y disfrutar con la familia. También, las autoridades han aumentado su vigilancia para evitar que algunas personas cometan delitos en la calle. Todo ha mejorado mucho, generando una mayor presencia de turistas”, afirma.

Un abrazo para recuperar su esencia

Y no es para menos, máxime cuando la Gerencia del Centro inició la segunda etapa del proceso de recuperación de la Plaza Botero, que incluye principalmente un trabajo profundo de ornato y aseo del sitio, la realización de actividades de atención psicosocial a la población vulnerable, intervenciones de infraestructura, paisaje y medio ambiente, así como acompañamiento en seguridad, espacio público y convivencia, dentro de la estrategia Un Abrazo a la Plaza Botero.

Ahora, el futuro para venteros, comerciantes y turistas es más halagador, porque comienzan obras como la reparación de los bastidores metálicos y de las mallas electrosoldadas que incluirán el cambio de las estructuras que las sostienen y se convertirán en lienzos que serán intervenidos por artistas urbanos que pertenecen a los colectivos culturales de la comuna 10 – La Candelaria.

Sin enumerar la brigada, la reparación y posterior decoración del anillo de apropiación; la agenda de actividades que incluirán tomas culturales; conciertos didácticos para conocer los ritmos, sonidos y elementos que componen la diversidad cultural colombiana; la instalación de la ludoteca móvil; la presencia constante de la Unidad Móvil de Equidad de Género; las jornadas lúdico-recreativas, con la intervención de la Unidad de Convivencia con su estrategia Dale Sentido a la Vida, Vive y Convive; y la visita constante del bus interactivo de la Policía de Infancia y Adolescencia.  Así reviven la Plaza Botero y el Centro.

Nuestro Centro recobra su esencia. Por eso, hoy, además de juniniar, podemos ir a turistear y a comprar.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest