Las intensas lluvias que arrasaron parte de Petrópolis, la ciudad imperial más antigua de Brasil, donde, una semana después de la tragedia que ha dejado más de 200 personas muertas, las autoridades continúan con la búsqueda de unos 50 desaparecidos.

Petrópolis, ubicada a tan solo hora y media en carro de la ciudad de Río de Janeiro, llegó a acumular 259 milímetros de lluvia en seis horas durante la tarde y noche del 15 de febrero, un aguacero que convirtió varias calles de la ciudad en caudalosos ríos provocando más de 1.400 deslizamientos de tierra en varias zonas de la ciudad.

Según el último balance de las autoridades, se han reportado, hasta el momento, 204 fallecidos por la catástrofe, mientras las búsquedas por los 51 desaparecidos continúan sin descanso.

Entre las víctimas fatales, la mayoría son mujeres y más de una treintena corresponde a menores de edad.

Desde la noche de la tragedia, los brigadistas de la Defensa Civil y el Cuerpo de Bomberos han tenido que someterse a las inclemencias del clima y han rescatado con vida a 24 personas.

Daños incalculables

Este martes, intensas lluvias volvieron a inundar parte de la ciudad y sus habitantes revivieron el temor que sintieron una semana atrás al verlas convertidas en caudalosos ríos, aunque por fortuna, en esta oportunidad, no hubo víctimas fatales o heridos.

La Alcaldía informó que 811 personas que perdieron sus hogares están temporalmente acogidas en 13 escuelas y señaló que también se está brindando apoyo a quienes se encuentran en refugios improvisados por las mismas comunidades.

Conocida como la «ciudad imperial», por haber sido la preferida de Pedro II, el último emperador de Brasil, Petrópolis es una de las ciudades más turísticas del estado de Río de Janeiro (sureste).

Los temporales que se registraron una semana atrás han supuesto la peor tragedia climática en Petrópolis, superando episodios similares ocurridos en 1988 y 2011, cuando perdieron la vida decenas de personas.

Síguenos

Pin It on Pinterest