Desde hace varios meses, diversos organismos internacionales referentes en temas climáticos como el Centro de Predicción climática de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (CPC/NOAA, por sus siglas en inglés), de manera conjunta con el Instituto de Investigación para el Clima y la Sociedad (IRI, por sus siglas en inglés) y la Oficina de Meteorología de Australia (BOM, por sus siglas en inglés) han venido advirtiendo sobre la probabilidad de desarrollo de un fenómeno ‘Niña’ el cual se ha venido proyectando como de intensidad débil.

De manera reciente, en los informes semanales realizados por el IRI y el CPC se advierte de manera categórica “’La Niña’ está presente”. Así mismo, el Ideam ha indicado que las condiciones atmosféricas y oceánicas alcanzaron umbrales de ‘La Niña’. De acuerdo con la más última salida del IRI, el fenómeno estaría presente hasta aproximadamente marzo-abril de 2022; adicionalmente se señala en diversos ámbitos que el fenómeno alcanzaría su mayor intensidad en diciembre-enero.

Recordemos que, ante este tipo de eventos, históricamente se presenta una mayor probabilidad de excesos de precipitación en relación con los promedios de la época en gran parte de regiones Andina, Caribe y Pacífica, extendiéndose dicha incidencia para algunas zonas del piedemonte de la cordillera oriental. Cabe mencionar que un fenómeno Niña no suprime las temporadas secas o de menos lluvias; normalmente ante la presencia del evento en estas temporadas pueden aparecer algunas lluvias atípicas o cantidades acumuladas en el mes que pueden superar los promedios de la época especialmente en las zonas referidas anteriormente.

Con base en las condiciones Niña referidas, el Ideam ha advertido para diciembre/2021 una mayor probabilidad de lluvias con excesos entre 20% y 50% con respecto al promedio, en sectores de regiones Andina y Orinoquía, sur de la región Caribe y norte de la región Pacífica, así como en el norte y occidente de la Amazonía. Excesos alrededor del 60% se estiman en áreas de Antioquia, Casanare, Meta y Guainía.

Para enero de 2022 el Ideam proyecta excesos entre el 30% y 90% con respecto al promedio de la época en la mayor parte de los departamentos andinos y del norte de región Pacífica.

Posibles eventos asociados a la temporada o de menos lluvias

Enero y febrero suelen ser de temperaturas altas especialmente en regiones Caribe y Orinoquía, mientras que en la Andina se presentan normalmente los valores más altos del año. No obstante, la predicción del Ideam frente a las condiciones La Niña, lo que podría inducir un poco de mayor nubosidad, es altamente probable que progresivamente se incrementen las amenazas por incendios forestales en amplios sectores de las regiones mencionadas. Aunque podría esperarse una condición menos extrema que en años anteriores, es importante fijar todas las acciones preventivas frente a este tipo de eventos, toda vez que suele ser la época del año en la que más se evidencian.

Adicionalmente, aunque se pueda tener una mayor condición de nubosidad en relación con lo normal el trimestre diciembre-febrero, es probable que, por la época, se pueda tener días con poca nubosidad durante las tardes-noches, lo que aumenta la probabilidad de heladas durante las madrugadas especialmente en zonas por encima de los 2.400 metros sobre el nivel del mar, situación que puede conllevar a la pérdida de cultivos.

Siendo una época que normalmente es de pocas precipitaciones (con las salvedades señaladas en el punto 1) , más allá de que puedan presentarse los excesos referidos, esto no sería suficiente para que los niveles de diversos cuerpos de agua puedan bajar considerablemente, especialmente entre enero y marzo, lo que pueda conllevar a dificultades en la disponibilidad de agua particularmente en departamentos de la costa Caribe, Orinoquía y algunos sectores andinos en donde las precipitaciones suelen disminuir notoriamente para la época.

Y claro, por climatología y ante la incidencia de condiciones Niña, no debe desestimarse la probable ocurrencia de eventos asociados a tiempo lluvioso, particularmente en el centro y norte de la región Pacífica. Así mismo, en los alrededores del Trapecio Amazónico en donde normalmente se alcanzan los máximos de precipitación en el año.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest