Como si los estuviera esperando para su rescate, un primate hembra, conocido como Mono Araña, Choibo o Marimonda (Ateles hybridus), al notar la presencia de los funcionarios de la CDMB y de la Policía Ambiental se abalanzó sobre ellos, como pidiendo libertad.

La escena ocurrió en el barrio Los Colorados del sector norte de Bucaramanga, donde la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga – CDMB y la Policía Ambiental, en un operativo de control, denunciado
por la misma comunidad, incautaron cinco ejemplares de fauna silvestre.

En el operativo, además del Mono Araña, fueron incautados una Cotorra Carisucia (Eupsittula Pertinax), un Perico Verde o Perico Barbinaranja, un Perico Cascabelito o Periquito de Anteojos (Forpus conspicillatus) y una Mirla.

Mono Araña, en riesgo de extinción

El Mono Araña permanecía con una cuerda atada al cuello y el otro extremo amarrado a un árbol, lo que le permitía cierto movimiento que aprovechó para mostrar a sus rescatistas las habilidades innatas de su especie, como subir rápidamente al árbol, colgarse de las ramas con su cola y mantener sus patas y manos libres para tomar su alimento o defenderse de los depredadores.

La importancia de este rescate radica en que esta especie se encuentra en peligro crítico de extinción, según la UICN, por sus siglas en inglés, (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) quienes afirman que es el último grado para ser ya extinta.

Su hábitat en el país son los bosques localizados en las cuencas de los ríos Magdalena, Cauca y Catatumbo, piedemonte de Arauca, Serranías del Perijá, San Lucas, de las Quinchas (departamentos de Boyacá y Santander) y Montes de Oca.

Tristes y distraídos

Mientras el Mono Araña se mostró amistosa y juguetona con los funcionarios de la CDMB y los Policías, la Cotorra, los Pericos y la Mirla permanecían tristes y distraídos en sus jaulas de alambre, como si hubiesen perdido toda esperanza de libertad.

Los cinco ejemplares fueron trasladados al Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre – CAV de la CDMB, lugar donde se evaluó sus condiciones de salud. De inmediato los médicos veterinarios iniciaron los tratamientos necesarios y los
respectivos procesos de rehabilitación y de acondicionamiento.

Ya en el CAV, el Mono Araña se sometió este viernes a una rigurosa evaluación física y de salud, y se encontró que está en buenas condiciones, aunque con un poco de maltrato por estar amarrada, pero “en términos generales el animal está en buen estado físico y de salud aparente, con un peso adecuado”, dijo Juan Sebastián Mejía, coordinador del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre – CAV de la CDMB.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest