La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 16 de septiembre como el Día Internacional de la Preservación de la Capa de Ozono, con el propósito de sensibilizar sobre los beneficios de cuidar la capa de ozono, haciendo visible su deterioro, las causas, las consecuencias y las acciones que se adelantan para su recuperación.

La capa de ozono es una capa natural de gas que rodea al planeta, que impide que los rayos solares y los ultravioleta lleguen a los seres vivos. La radiación ultravioleta tiene la capacidad de dañar las células vivas y su material genético, una razón clave para cuidar este escudo de la humanidad.

Con el Protocolo de Montreal, un tratado internacional firmado en 1987 y que entró en vigor el 1 de enero de 1989, se planteó un gran acuerdo entre 198 países, entre ellos Colombia, para proteger la capa de ozono al reducir la producción y el consumo de sustancias que son responsables de su deterioro. Desde entonces, se viene promoviendo un acuerdo global para la eliminación gradual de las Sustancias Agotadoras de Ozono (SAO), a través de la acción, divulgación y sensibilización.

En el caso de Colombia, la Unidad Técnica Ozono (UTO), del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, es la encargada de asesorar al Gobierno Nacional en el diseño e implementación de estrategias para la eliminación gradual del consumo de las sustancias controladas por el Protocolo de Montreal.

“La capa de ozono actúa como un filtro que nos protege de la dañina radiación ultravioleta (UV) del sol. En particular, la capa de ozono nos protege de la radiación UV-B, que provoca las quemaduras solares”, explicó Adriana Ochoa de la UTO, quien además sostuvo que la exposición a largo plazo a altos niveles de UV-B, amenaza la salud humana y puede afectar a los animales, a las plantas y a los microorganismos. “Sin embargo, como no se puede ver a simple vista, pasa desapercibida, de ahí que es importante hacer visible a este protector de la vida, agregó.

Sustancias que deterioran la capa de ozono

Entre las sustancias agotadoras de ozono están los clorofluorocarbonossustancias que causan daño en este escudo, incluyendo plantas y animales, por eso su uso se ha ido eliminando con el paso de los años. En Colombia está prohibido su consumo desde el año 2010. Se usaba en la industria de la refrigeración, aerosoles y en aislantes térmicos.

De otra parte, la meta es que para 2030 esté completamente prohibido el consumo de hidroclorofluorocarbonos (HCFC),y para el 2045, reducir el consumo del 80 % de los hidrofluorocarbonos (HFC); estas últimas sustancias fueron incluidas en la enmienda de Kigali, por el impacto que pueden tener en el calentamiento global.

¿En qué va Colombia frente al protocolo de Montreal?

El cumplimiento de los compromisos de eliminación del consumo de las SAO ante el Protocolo de Montreal implica retos hacia la articulación de estrategias que integren los compromisos ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMCC) y su Protocolo de Kyoto.

Desde lUTO se ha iniciado un proceso de articulación con la Dirección de Cambio Climático del Minambiente y la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono, con el fin de promover directrices y planes integrales en la eliminación y mitigación de los impactos ambientales ocasionados por las SAO y sus sustitutos de alto potencial de calentamiento global.

La UTO trabaja en diversos proyectos que, entre otras acciones, integran el cumplimiento de los compromisos del país frente a la eliminación del consumo de SAO y la eliminación voluntaria de emisiones de gases de efecto invernadero: la formulación de una NAMA (Acciones de Mitigación Nacionalmente Apropiadas) para el sector de refrigeración doméstica, evaluación para la puesta en marcha de distritos térmicos en el país, y apoyo a la iniciativa para promover tecnologías alternativas a los HFC y estándares de la Coalición del Clima y el Aire Limpio (CCAC).

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest