Para el último trimestre de este año, según el informe del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM), se producirá un aumento de intensidad de las lluvias entre el 10% y 20% en Magdalena, Atlántico, Cesar, centro de Bolívar, Norte de Santander, Boyacá, Cundinamarca y Chocó.

 Este panorama vuelve a poner sobre la mesa la histórica relación entre el incremento de la intensidad de lluvias en Colombia y las inundaciones en algunas ciudades y regiones.

 Por ejemplo, en Bogotá, de acuerdo con la Unidad Administrativa Especial de Servicios Públicos (UAESP), se han extraído 110 mil toneladas de basuras del sistema de drenaje entre enero y septiembre de 2021.

Situación similar se presenta en Barranquilla, donde se recogieron mil toneladas de basura acumuladas en arroyos, caños y alcantarillas durante 2020, como lo reportó la Agencia de Infraestructura de la ciudad (ADI).

 Los expertos en el manejo de basuras y alcantarillado resaltan que es pertinente implementar medidas preventivas para evitar inundaciones derivadas del taponamiento de alcantarillas y canales de agua,

 Para Zandra Mantilla, Gerente de Aseo de Triple A, empresa de acueducto, alcantarillado y aseo en Barranquilla y 14 municipios de la Costa Caribe, estos cuatro consejos para poner en práctica desde el hogar ayudarán a disminuir el riesgo de inundaciones: 

  1. Sacar la basura en los horarios y frecuencias establecidas.
  2. No arrojar escombros en cuerpos de agua como lagunas, canales y arroyos.
  3. Recuerde que el drenaje de agua lluvia no debe conectarse a la red de alcantarillado, así se evitan rebosamientos.
  4. Las tapas de los manholes no deben levantarse para desviar el agua lluvia. Con esta medida evitamos el ingreso de basuras que originan taponamientos.
  5. El lavaplatos debe permanecer libre de restos de comida, servilletas y aceite.
  6.  Desechos como papel higiénico, toallas de papel, algodones, cabellos y objetos sólidos deposítelos en la caneca nunca en el sanitario.
  7. Los restaurantes o estaciones de servicio deben contar con trampas de grasa y sedimentadores de sólidos para evitar taponamientos.

“La mejor estrategia para enfrentar esta época invernal y las inundaciones es la cultura ciudadana. Al no arrojar desechos a las calles y arroyos, para evitar el colapso repentino de las rejillas y redes de alcantarillado”, concluyó Mantilla.

Las proyecciones del IDEAM indican que las lluvias más intensas se producirán entre octubre y noviembre en las regiones Caribe y Andina, las cuales podrán presentar valores entre 40%, 50% y 60% arriba de lo normal. Ante este escenario, la mejor defensa es la aplicación de estrategias de prevención, seguimiento y pronto aviso a las autoridades para prevenir pérdidas humanas y materiales.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest