La Unidad de Emergencias Ambientales –UEA- fue creada en 2013 por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y está adscrita a la Subdirección Ambiental de la entidad. La UEA cumple funciones de monitoreo y verificación de las posibles afectaciones ambientales que requieran de una atención prioritaria para prevenir daños ambientales; con esta motivación se realizan monitores al río Aburrá-Medellín, de manera prioritaria entre la estación Industriales del Metro y la vereda La Tablaza del municipio de La Estrella, donde se tiene mayor actividad industrial y donde con el paso de los años se han evidenciado diferentes reportes por vertimientos. Cada mes en promedio se realizan 360 monitoreos distribuidos en 12 zonas estratégicas del río Aburrá-Medellín, además se verifican denuncias puntuales de la comunidad.

Conforme los resultados de estos monitoreos, el año 2017 fue el periodo de mayores casos reportados por coloración en el río Aburrá Medellín con 229, tras realizarse 4.378 monitoreos. En 2018, se realizaron 4.356 monitoreos y se registraron 16 casos de vertimientos al río Aburrá-Medellín. Para 2019, los monitoreos realizados fueron 3.841 y los casos de vertimientos sumaron 41.

Como resultado de estas las labores de control y seguimiento se ha evidenciado una tendencia a la baja en las cifras por vertimientos, sea por coloración o espuma, en el río Aburrá Medellín o en otros afluentes del territorio. En 2020, por su parte, un año atípico en medio de la pandemia, se registraron 2.365 monitoreos al río y un total de 25 vertimientos. De igual forma, en 2021, se han realizado 1.064 monitoreos al río Aburrá Medellín y se han reportado solo 8 casos por vertimiento.

Basta decir que entre 2020 y lo corrido del presente año se han resuelto tres procesos sancionatorios a diferentes empresas de la región por situaciones de vertimientos en afluentes como la quebrada La Zúñiga, La Loca y La Honda. La líder de la Unidad de Control y Vigilancia del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, Ana Cecilia Arbeláez, indicó que el trabajo realizado por la UEA, en articulación con el Grupo EPM y las Secretarias de Medio Ambiente de los diez municipios del territorio, ha sido de vital importancia para la identificación de los presuntos infractores, para requerirles mejoras en sus procesos y así evitar afectar la calidad de nuestros afluentes, o iniciarles sancionatorios cuando es procedente. Resaltó además que las diferentes empresas, a su vez, se han esmerado por mejorar sus procesos y evitar los vertimientos al río.

“La UEA vela por las características visuales de color que se presentan en el río Aburrá-Medellín y sus diferentes afluentes. Determina si hay espuma, color u olores que afecten las condiciones y hace las investigaciones respectivas”, explicó Ana Cecilia Arbeláez, líder de la Unidad de Control y Vigilancia del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

Otras de las actividades apoyadas por la Unidad de Emergencias Ambientales son:

-Verificar la ocupación inadecuada del cauce.
-Verificar las emisiones significativas de las fuentes fijas (humo negro) y/o las denuncias de olores.
-Atención de denuncias intervención de los individuos arbóreos sin permiso.

Para fortalecer los procesos de atención, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá, invita a los ciudadanos a reportar eventos de coloración o vertimiento o, incluso, situaciones de emergencia ambiental a través de la línea telefónica 3856003 o al correo emergenciaamva@metropol.gov.co

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest