Contribuir con el equilibrio de los ecosistemas es el propósito de la empresa Eco de Colombia, negocio verde que nació en 2011 y que vio en el municipio de Tierralta (alto Sinú, sur de Córdoba) un potencial apícola por su condición ecológica y bosques nativos, cerca de la represa Hidroeléctrica de Urrá y el Parque Nacional Natural Paramillo.

“Como dice una frase: ‘Si las abejas desaparecieran de la faz de la tierra, a la humanidad le quedarían cuatro años de existencia’; es por eso que uno de nuestros objetivos principales es su preservación, así como batallar con diferentes problemáticas, como el envenenamiento, del que muchas veces ellas son víctimas”, dijo Jaime Sánchez Parra, representante de este negocio.

Eco de Colombia ofrece productos y subproductos de la colmena como miel, polen, propóleo y jalea real; presta el servicio de polinización a cultivos. Para ellos, las abejas son una especie de suma importancia, ya que gracias a que estas transportan el polen de una flor a otra, miles de plantas pueden reproducirse y producir alimentos esenciales para los seres humanos.

Su compromiso también es con el mantenimiento de la salud y el bienestar, por eso todos sus procesos son 100 % naturales; la miel, por ejemplo, la sacan por centrifugación con extractores de acero inoxidable tras un filtrado para eliminar cualquier resto de cera u otra impureza física, lo que permite obtener un producto limpio, sin tratamiento térmico y listo para envasar.

“Contamos con cuatro colaboradores fijos, y, dependiendo de las temporadas, pueden ser hasta 12 personas; lo que queremos con ellos es aportar al cuidado del medio ambiente con iniciativas en nuestros procesos, como ahorro del agua, buena disposición final de residuos, uso de envases ecoamigables, reforestación de zonas, creación de viveros con especies melíferas”, afirmó Jaime Sánchez.

Como esta empresa, los 4000 negocios verdes avalados por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y diferentes autoridades ambientales, ayudan a la economía del país generando 44.623 empleos en 750 municipios de los 32 departamentos, asociando a 71.519 personas en estas actividades económicas que le apuntan a la conservación del patrimonio natural.

“Nos llena de satisfacción acompañar en el proceso de creación y ejecución a todos estos negocios que diariamente buscan la forma de ser sostenibles ambiental, social y económicamente hablando. Negocios verdes como Eco de Colombia son la muestra de que sí es posible hacer uso de toda la riqueza que la naturaleza nos ofrece sin dañarla y, a la vez, generar ingresos para los colombianos”, manifestó Katia Flórez, jefe de la Oficina de Negocios Verdes del Minambiente.

Quienes estén interesados en los productos de Eco de Colombia, y en apoyar su emprendimiento amigable con la naturaleza, pueden encontrarlo en Instagram y  Facebook como @ecodecolombia, y en YouTube.

Importancia de las abejas

Son determinantes para mantener la biodiversidad, participan de la polinización y garantizan la sobrevivencia de cientos de plantas con flores.

Se calcula que alrededor de 25.000 especies de plantas dependen de una abeja que transporte el polen para su fecundación, por lo que la agricultura y la producción de alimentos a su vez dependen de la acción de estos insectos. Cerca de un tercio de las plantas que se usan como alimento requieren de un insecto polinizador para generar fruto.

Gracias a su servicio como polinizadoras de plantas silvestres, son fuente de medicinas, fibras, alimento de fauna, y sostenedoras de biodiversidad, por ejemplo, de aves y otros insectos, los cuales, además de cumplir funciones ecológicas, permiten el desarrollo del ecoturismo.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest