Tras varios días de discusiones y construcción colectiva entre diferentes actores sociales que se congregaron en la Cumbre Amazónica de Leticia, la ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad, recogió los principales puntos que se trabajarán con los ocho países que conforman el Bioma Amazónico para llegar a ese objetivo común de frenar el deterioro del bosque y evitar que la Amazonía llegue a su punto de no retorno.

Lo anterior se dio tras el liderazgo de Colombia en la reunión de ministras y ministros de la Amazonía, donde presentó los resultados de las mesas de trabajos y las plenarias desarrolladas con comunidades locales, pueblos indígenas, institutos de investigación, organizaciones internacionales y sociedad civil esta semana.

“Coincidimos en que hay un camino que podemos transitar, haremos una memoria de este encuentro, coincidimos en que vale la pena volvernos a encontrar antes de la Cumbre de Brasil para poner sobre la mesa los puntos estratégicos”, afirmó Muhamad.

Dentro de las principales acciones que desarrollarán los ministros de ambiente a partir de esta cumbre en Leticia se planteó la necesidad de consolidar un plan estratégico y una visión conjunta para la Amazonía, consultar a los pueblos indígenas y ampliar su participación, un fondo y mecanismos financieros transparentes y poner en orden la cooperación internacional para que responda a las necesidades de este plan estratégico.

“Un nuevo modelo para la Amazonía que necesita modelos de transición como desarrollo sostenible, transición ecológica, adaptación climática, que requiere un nuevo modelo social y económico especial para la Amazonía”, sostuvo la Ministra.

Los ministros también coincidieron en que se debe revitalizar la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) como espacio de trabajo regional y de relación intersectorial de los gobiernos.

De igual manera, se planteó fortalecer las redes de investigación y conocimiento para unir a los institutos de investigación y la academia de los ocho países. “Hay mucha posibilidad de generar conocimiento y capacidades propias que deben articularse y aprovecharse”, dijo Muhamad.

Adicional a estos puntos, los ministros trabajarán en temas como la inequidad de la Amazonía, la lucha contra la corrupción, el crimen trasnacional, la minería ilegal, el mercurio, el sello verde para la Amazonía, las cadenas de valor entre países y la economía de la biodiversidad.

“Los actores quieren participar activamente, construir las políticas tener incidencia y voz, pero no saben cómo porque no hay instancias formales ni procesos que permitan eso, sugieren que construyamos eso”, reconoció la Ministra.

Posición de Colombia

Para evitar ese punto de no retorno, Colombia propuso la deforestación cero a 2030, alternativas económicas y sociales o formalización de cierta minería con unas prácticas que no contaminen, reconocer el ciclo del agua en la Amazonía, la participación vinculante y el empoderamiento social y no ampliar la frontera de extractivismo de hidrocarburos en la región.

“Sin Amazonía no hay viabilidad de la Nación colombiana porque no va a haber agua en los Andes, si no hay agua en los Andes y el Caribe, el 75% de la población está en riesgo, por eso para nosotros este es un tema de supervivencia nacional”, advirtió la Ministra sobre la deforestación y el agua contaminada en el bioma.

Además, Muhamad mencionó que la Amazonía es para muchos de los países es una frontera olvidada, con gran inequidad social y sin presencia del Estado que deja vacíos de gobernanza. “Hoy desafortunadamente viene un proceso de dominio de grupos armados, de crimen trasnacional que van ganando poder y que amenazan los procesos de equidad, los ecosistemas y la misma constitución de los estados nacionales”, señaló.

Síguenos

Pin It on Pinterest