Tras el decomiso hoy de 3493 aletas de tiburón y 117 kilos de vejigas natatorias de pez en el Aeropuerto Internacional El Dorado de Bogotá, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa, rechazó con vehemencia este hecho y dijo que caerá todo el peso de la ley contra los responsables.

“Rechazo contundentemente el tráfico ilegal de tiburones, especies vitales para la salud de los océanos. Estas aletas incautadas equivalen a entre 900 y 1.000 tiburones sacrificados. La Ley 2111 de 2021, de delitos ambientales, tipifica el tráfico de fauna como un delito con una pena de prisión de 60 a 135 meses. La exportación o comercialización de aletas de tiburones es un agravante que incrementa la pena de una tercera parte a la mitad”, dijo Carlos Eduardo Correa.

El recurso hidrobiológico estaba en 10 bultos que habían sido enviados desde Roldanillo, Valle del Cauca, y tenían como destino Hong Kong.

“El 18 de marzo expedimos el decreto 281 de 2021, mediante el cual establecimos medidas para la protección y conservación de tiburones, rayas marinas y quimeras en todo el territorio nacional”, dijo el jefe de la cartera ambiental.

Los tiburones tienen gran importancia ecológica para la salud de los océanos. Son altamente vulnerables a la pesca y al comercio ilegal, por lo que se requiere de grandes esfuerzos nacionales e internacionales para su conservación.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest