“Los objetivos climáticos globales están muy por debajo de lo que se requiere, con enormes brechas tanto en ambición como en implementación, por lo que hago un llamado urgente a los países a revisar los compromisos climáticos enviados a la Convención con miras a mantener viva la ambición de París y los 1.5 °C.”. Esto dijo Carlos Eduardo Correa, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, en la Conferencia Ministerial sobre Cambio Climático en Copenhague (Dinamarca), llevada a cabo recientemente y en la que participó de manera virtual.

La invitación a esta Conferencia, hecha por el Gobierno de Dinamarca, se da como un reconocimiento al liderazgo de Colombia en la acción climática y a las estrategias que se vienen desarrollando desde el Gobierno Nacional para frenar la crisis climática del planeta. Allí, ante 27 ministros de Ambiente del mundo, Correa hizo este llamado y expuso las metas del país a 2030 y a 2050, la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en 51 % y lograr la carbononeutralidad, respectivamente.

El encuentro centró sus esfuerzos en la aplicación práctica de los compromisos asumidos por los países en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, el Acuerdo de París, y el más reciente Pacto de Glasgow adoptado en la Vigesimosexta Conferencia de las Partes (COP26).

Los diálogos también abordaron cuatro ejes principales: adaptación a los impactos del cambio climático, evitar, minimizar y abordar las pérdidas y daños; reducir las emisiones y mantener los 1.5 grados centígrados, y movilización de recursos.

En el segmento de ambición, el ministro expresó la urgente necesidad de hacer un cambio eficiente y realmente participativo en toda la respuesta climática que se viene dando a escala global, en línea con los informes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC). Adicionalmente, destacó la importancia de implementar acciones concretas con impactos inmediatos en las rutas de desarrollo, como la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles y la reducción progresiva de su uso.

Colombia es uno de los pocos países que ha enviado a la Convención compromisos ambiciosos en la actualización de su Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés), alineada con el objetivo de alcanzar la carboneutralidad al 2050. Su ambición fue elevada a rango legal a través de la reciente Ley de Acción Climática, sancionada por el presidente de la República, Iván Duque Márquez, que garantizará la implementación y continuidad de sus compromisos climáticos.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest