Ante el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible ha sido reportada la siembra de 31.042 nuevos frailejones. Las especies Espeletia grandiflora, Espeletia barclayana, Espeletia lopezzi y Espeletia paipana vienen siendo sembradas en Valle del Cauca, Boyacá, Tolima, Santander, Cauca, Nariño, Cundinamarca, Risaralda y Córdoba.

El frailejón es una de las especies emblemáticas de los páramos del país. En Colombia, se encuentran 91 especies ubicadas principalmente en la cordillera Oriental. Por su densidad y abundancia, su aporte a la biomasa, sus numerosas interacciones ecológicas y los servicios ecosistémicos que prestan, son considerados clave para el sostenimiento del ecosistema de páramo.

Además, aquellos frailejones cuyos tallos están recubiertos de hojas muertas, hacen las veces de un edificio que da hogar y alimento a muchos insectos. Adicionalmente, y en la medida en que la neblina paramuna va pasando por la montaña, los frailejones van atrapando la humedad y formando pequeñas gotas que, poco a poco, van escurriendo y anegando los suelos de los páramos. Así, estas hermosas plantas son seres de trascendental importancia para captar y entregar el tan necesario recurso hídrico.

Algunos de los ecosistemas beneficiados con estas siembras son: el páramo en el Parque Nacional Natural El Cocuy, el páramo de Rabanal, el complejo de páramos Guantiva La Rusia, el complejo de páramos de Pisba, el páramo de Barragán, el Parque Nacional Natural Chingaza y el páramo de Guerrero, entre otros.

El Minambiente está liderando proyectos de restauración que buscan, entre otras cosas, proteger y conservar los páramos, ya que estos han sido sometidos a todo tipo de disturbios antrópicos y naturales, lo que los ha convertido en un ecosistema amenazado y frágil.

Tal es el caso de los 11 megaviveros que se construyen de la mano con el Ejército en zonas estratégicas de alta montaña, como El Espino y Duitama (Boyacá), Cabrera, La Calera y Bogotá (Cundinamarca); Mutiscua (Santander) y Yarumal (Antioquia), entre otras regiones, donde se planea la producción, cada dos años, de 20.000 frailejones Espeletia, Grandiflora, Espeletia uribei y Espeletia argenteay.

Los páramos de Colombia albergan un alto número de especies endémicas tanto de fauna como de flora, y para los frailejones esto no es la excepción. Por ello, toda la producción del material vegetal se hace en el mismo sitio donde se recolecta.

“En la estrategia de sembrar 180 millones de árboles hemos logrado sembrar más de 31.000 frailejones de la mano de las Corporaciones Autónomas Regionales; el sector privado ha sido fundamental para la recuperación de los ecosistemas de páramos, lo que se convierte en un mensaje que ha sensibilizado comunidades en el territorio. Seguiremos sembrando frailejones con los proyectos que tenemos de recuperación de nuestros páramos, y también esperamos que las comunidades generen una sensibilización frente a esta especie tan importante que tenemos en el país, que son nuestras fábricas de agua”, explicó Adriana Santa, directora de Bosques, Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos del Minambiente.

A la fecha, se ha reportado en el aplicativo Contador de Árboles del Minambiente, la siembra de 123.502.528 árboles nativos en diferentes regiones del país.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest