La quema de pólvora no solo puede traerle consecuencias adversas a la vida de una persona. También, los animales de compañía como perros y gatos y la fauna silvestre en general es vulnerable ante cada explosión, especialmente, durante la noche del 30 de noviembre y las celebraciones del último mes del año.

Juan David Palacio Cardona, director del Área Metropolitana del Valle de Aburrá y defensor de los seres sintientes, hizo un llamado para que en esta época del año, los ciudadanos generen consciencia ambiental y cambien la pólvora por un abrazo en familia. Aseguró que lo más  importante será el reencuentro con los seres queridos y, además, reflexionó sobre las consecuencias que pueden sufrir los animales ante el uso de la pólvora.

“La quema de pólvora de manera indiscriminada termina por afectar a los seres sintientes. Cada año conocemos muchas historias, donde perros y gatos al escuchar las explosiones, salen corriendo, son atropellados y hasta se infartan. En el caso de las aves, se desorientan, se estrellan y hasta pierden sus huevos”, dijo el director.

Julio Oyola, médico veterinario y coordinador del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre, CAV, explicó que los sentidos de los animales se ven afectados por el uso de la pólvora. Aseguró que los oídos son los primeros en sufrir.

En el caso de perros y gatos, animales de compañía, Oyola aseguró que pueden sufrir quemaduras, desespero, salivación, arritmias cardiacas, estrés y desorientación, los cuales, en muchos casos, les genera, incluso, la muerte.

En cuanto a la fauna silvestre, explicó que, son las aves las más vulnerables ante el estallido de la pólvora. Indicó que estas tienen siete o diez veces más desarrollados sus oídos a comparación al de los seres humanos, por lo que es común que se desorienten, colisiones y en ciertos casos abandonen sus nidos.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest