El ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Eduardo Correa, y la directora del Instituto Amazónico de Investigaciones Científicas Sinchi, Luz Marina Mantilla, lanzaron hoy el Piloto Experimental de Restauración Ecológica Asistida en la Amazonía colombiana que contribuirá a la protección de los bosques.

Este piloto, que cuenta con el apoyo del Comando Conjunto N°3 del Ejército Nacional, a cargo del Mayor General Sergio Tafur, se llevó a cabo a través de la dispersión aérea de pellets que contienen semillas de cinco especies diferentes. Los pellets son esferas del tamaño de una moneda de quinientos pesos que están compuestas por una matriz de arcilla, fibras de fique (cabuya), semillas nativas seleccionadas y un hilo de lana de color que permite identificar el tipo de pellet.

“Estamos protegiendo nuestros bosques desde todos los ejes. Desde la cartera ambiental confiamos y creemos en la ciencia. Este piloto que lanzamos hoy pone a Colombia en la vanguardia mundial y, con toda seguridad, dejará grandes resultados en pro de la restauración de los ecosistemas degradados por la deforestación”, aseguró el ministro Correa.

Para ese propósito, desde un helicóptero del Ejército Nacional, se dispersaron 25.000 semillas asistidas (10.000 pellets) en cuatro hectáreas dispuestas para restauración en el municipio de Morelia (Caquetá), territorio que ha sido afectado por la deforestación. El proceso y el monitoreo del mismo estará a cargo de profesionales expertos del Instituto Sinchi.

Previamente, investigadores de la misma institución realizaron pruebas para verificar la resistencia a la caída de las esferas. Estas dejaron como resultado la dispersión en un diámetro de seis metros y una resistencia al impacto del 100 % de los pellets.

“Con este piloto buscamos resolver, a través de la ciencia, un reto enorme que tenemos en la restauración de ecosistemas degradados, y contribuir a las metas del Plan Nacional de Desarrollo, en materia de mitigación de la deforestación mediante la siembra de especies nativas del bosque amazónico”, afirmó Luz Marina Mantilla, directora del Instituto.

Cascabelito (Crotallaria pallida), cucubo (Solanum sycophanta), cucharo (Myrsine coriácea), tachuelo (Zanthoxyllumsp) y asaí (Euterpe precatoria) son algunas de las especies que se dispersaron. Estas tienen una gran característica en pro de los bosques: son especies pioneras, de crecimiento rápido, altamente resilientes y aportan nitrógeno al suelo.

Según estudios científicos, la conformación de pellets de semillas aumenta la capacidad de dispersión natural, la propia protección, su capacidad de germinación y el correcto establecimiento de las diferentes plántulas.
Durante los próximos seis meses se hará el monitoreo de este piloto y, al finalizar, se producirá la información del porcentaje de germinación a partir de los pellets y el porcentaje de establecimiento de plántulas. Luego de este proceso, se realizará seguimiento del desarrollo de las coberturas vegetales a través de satélites.

El éxito de este piloto daría como resultado 12.500 plántulas de especies vegetales nativas creciendo en áreas degradadas del departamento de Caquetá.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest