El exministro de Hacienda colombiano entre 2012 y 2018, Mauricio Cárdenas, participó como visitante del Centro de Política Energética Global de la Universidad de Columbia, en donde se habló de las alternativas energéticas de la región tras sepultar las alternativas fósiles.

La nota al respecto la publicó en el periódico El Tiempo, y acá le traemos los principales apartes de esta cumbre, que podría cnvertir a América Latina en una potencia para la generación de energía.

En una reciente cumbre minera celebrada por el Financial Times, Ivan Glasenberg, CEO de Glencore, anunció que la mina El Cerrejón en Colombia, la instalación de producción de carbón a cielo abierto más grande del mundo, cerrará en 2031.

Lo mismo posiblemente sucederá con otras minas de carbón en Latinoamérica. Se perderán miles de puestos de trabajo, sin mencionar los ingresos fiscales y las regalías, así como miles de millones de dólares en exportaciones de carbón y mineral de hierro, en países como Brasil y Colombia.

No debería sorprendernos que las grandes empresas mineras multinacionales estén anunciando reducciones significativas –hasta un 30 por ciento en el caso de Glencore– en las emisiones de carbono. Esto es más que bienvenido por la humanidad. Una tras otra, las empresas mineras buscan salir del carbón para invertir en minerales como el cobre, el cobalto y el níquel, necesarios para la transición energética, incluidos los vehículos eléctricos.

Lo sorprendente es lo mal que se está preparando América Latina para enfrentar esa realidad. Después de la era de expansión de los combustibles fósiles, especialmente el petróleo y el carbón, ¿Cuál será la nueva apuesta económica de la región? ¿Cuáles son los nuevos motores que apoyarán el desarrollo en América Latina?

Una semana después de las declaraciones de Glasenberg, Yoshihide Suga, el nuevo primer ministro de Japón, fijó a 2050 como la fecha segura para que su país logre la neutralidad de carbono.

Para llegar allí, sin utilizar energía nuclear, de la que los japoneses no quieren saber nada tras el desastre de Fukushima, su gobierno anunció la formación de un consejo para consolidar a Japón como líder mundial en la energía del amoniaco, sustancia química compuesta por un átomo de nitrógeno y tres átomos de hidrógeno.

La realidad es que es un combustible limpio y, además, con más energía que el hidrógeno, y algo más de un tercio de la energía de la gasolina, por unidad de volumen. Lo interesante es que América Latina podría ser líder mundial en su producción.

Japón será responsable del desarrollo de la tecnología y las cadenas de suministro. De hecho, NYK, la compañía naviera japonesa, está desarrollando embarcaciones que no solo transportan amoniaco, sino que lo utilizan como combustible.

Estos dos anuncios, uno en Londres y el otro en Tokio, aparentemente desconectados entre sí, pueden ser claves para el desarrollo futuro de América Latina y, especialmente, para su industrialización altamente esquiva. Pero la región no está sola en esta carrera: Australia quiere tomar el liderazgo de la ‘economía del amoniaco’.

El insumo fundamental para un desarrollo de esta naturaleza es la producción de hidrógeno, que tradicionalmente se obtiene con tecnologías que usan combustibles fósiles, el llamado ‘hidrógeno gris’, y que, por tanto, no solucionan el cambio climático.

Algunos países, especialmente aquellos que son ricos en petróleo y gas, están desarrollando hidrógeno azul, que captura CO2. El problema con el hidrógeno azul es que las tecnologías disponibles son muy caras y requieren despliegues masivos de capital. Sin embargo, esta es una opción que países como Venezuela, obviamente en un escenario pos-Maduro, podrían considerar con la participación de inversionistas internacionales.

Pero donde América Latina definitivamente tiene ventaja es en la producción de ‘hidrógeno verde’, que se produce con tecnologías que utilizan el sol, el viento y el agua, precisamente los recursos que la región tiene en abundancia.

Esto puede parecer ciencia ficción, pero no lo es. Chile ya está pensando en usar la energía solar del desierto de Atacama para producir hidrógeno, convertirlo en amoniaco y enviarlo a Japón desde Antofagasta.

Colombia podría hacer lo mismo, desde Puerto Brisa y Puerto Bolívar, los dos puertos de La Guajira, que en un principio impone el costo extra de cruzar el canal de Panamá. Sin embargo, las energías eólica y solar se complementan muy bien en la península de La Guajira, que puede producir electricidad, principal fuente de hidrógeno, a un costo menor que Chile.

Cortesía El Tiempo

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest