Un grupo de activistas de Greenpeace pintaron de verde una parte de un avión de la aerolínea Air France en el aeropuerto Charles de Gaulle, de París, para reclamar una reducción de vuelos y protestar por la política medioambiental del Gobierno francés.

Los activistas ingresaron en una zona de aparcamiento del aeropuerto en la que se encontraba estacionada la aeronave, un Boeing 777 que no se encontraba en servicio y en el que no había ningún pasajero.

Varios de ellos proyectaron la pintura con ayuda de un espray y de un rodillo muy largo mientras otros subían a lo alto del avión con escaleras para desplegar pancartas en las que se podía leer, entre otras cosas, “La solución: menos aviones”.

Se trataba, explicó la portavoz, de “denunciar las falsas soluciones” del Gobierno, y en particular del secretario de Estado de Transportes, Jean-Baptiste Djebbari (antiguo piloto), que apuesta por una “aviación verde”.

A juicio de la organización ecologista, las innovaciones tecnológicas en el sector no bastarán para hacer frente a los retos del cambio climático y cumplir con los objetivos de los Acuerdos de París, y “la solución es reducir el tráfico aéreo”.

Los nueve militantes de Greenpeace que protagonizaron esta acción fueron conducidos a la comisaría que tiene la Gendarmería en el aeropuerto.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest