Ante la aprobación en el Concejo de la declaratoria de la emergencia climática, Greenpeace celebró la oportunidad de que Bogotá pueda convertirse en una ciudad pionera en toda la región en materia climática. Para la organización ambientalista, reconocer esta emergencia implica trabajar en estrategias reales, vinculantes y con el presupuesto necesario para asegurar el bienestar de sus ciudadanos, la salud y la protección del medio ambiente. Para mitigar esta emergencia se necesitan presupuestos concretos centrados en la “implementación y acceso a más áreas verdes, a una movilidad sustentable, así como a una soberanía alimentaria de proyectos agrícolas que disminuyan la huella ambiental” declaró Tatiana Céspedes, miembro de Greenpeace Colombia.

Siendo la segunda capital más vulnerable del país, con una población de casi 8 millones de habitantes, Bogotá es la ciudad más poblada de Colombia (1).  Expuesta en la última década a lluvias extremas que provocan inundaciones, heladas que dañan cultivos y ponen en riesgo la seguridad alimentaria y a los aumentos de la  temperatura, convirtiendo a la ciudad en una isla de calor, así como provocando incendios  frecuentes en sus cerros.

Bogotá puede reiniciarse y ser una ciudad pionera para Latinoamérica en materia climática. Celebramos la declaratoria del Concejo de Bogotá y esperamos que la Alcaldesa ratifique el proyecto. Los próximos diez años deben centrarse en el compromiso de reducir las emisiones de gases efecto invernadero tanto por el beneficio de sus ciudadanos, como por el bienestar ambiental.  La mitigación ante esta emergencia necesita además presupuestos concretos de  proyectos  centrados en la implementación y acceso a más áreas verdes, a una movilidad sustentable con objetivos claros hacia la disminución de emisiones de contaminación provenientes de los carros y camiones, así como a una soberanía alimentaria de proyectos agrícolas que disminuyan la huella ambiental” declaró Tatiana Cespedes, miembro de Greenpeace Colombia.

Para destacar la importancia de esta declaración, la organización ambientalista realizó una puesta en escena con la técnica de iluminación pixelstick con la vista de la ciudad y una imagen alusiva a la emergencia.

La campaña Nuestra Nueva Ciudad, iniciativa de Greenpeace en Colombia, procura que ante la declaratoria de la emergencia climática, Bogotá pueda actuar de manera urgente estableciendo acciones estratégicas para aumentar las capacidades de adaptación, mitigación y resiliencia, pudiendo convertirse en un ejemplo para la región, dando pie a que se pueda dar un cambio en otras ciudades del país .  Tomando en cuenta que el 77% de los colombianos vive en áreas urbanas y este número seguirá aumentando.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest