Tras finalizar hoy una sesión del Consejo Nacional de Lucha Contra la Deforestación (Conaldef), el primero convocado de urgencia por la ministra de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Susana Muhamad, luego de revelarles a los colombianos que en el país se han deforestado más de tres millones de hectáreas (ha) de bosque en dos décadas, se decidió pasar de una lógica de combate militar contra la deforestación a una que destaque aspectos sociales, económicos y productivos entre las comunidades, sin perder control en los territorios, pero ahora persiguiendo a las cabezas que ocasionan este daño a los recursos naturales.

“Hemos definido, en este primer Conaldef del nuevo Gobierno, un trabajo coordinado hacia la prevención y la contención. Vamos a trabajar un plan institucional que aterrizaremos, con las demás entidades, en las regiones, priorizando por supuesto el arco de deforestación de la Amazonía”, dijo la ministra Muhamad.

La ministra hizo especial énfasis en que la Fuerza Pública no renunciará a la autoridad, pero en adelante las medidas no se centrarán en los campesinos, último eslabón de la cadena de deforestación, sino en quienes, amparados en una estructura criminal y organizada, solo en la Amazonía, entre 2001 y 2021, han deforestado 1.858.285 ha, lo que significa un promedio de afectación anual de 88.490 ha.

Susana Muhamad, acompañada por Sandra Vilardy, viceministra de Políticas y Normalización Ambiental, y por todas las autoridades que integran el Conaldef, anunció un cambio de cultura en los territorios, sustentado a partir de una articulación operativa que le apunte, además de la prevención y la contención, a la justicia e investigación mediante una estrategia social humana, lo mismo que al fortalecimiento institucional.

“Vamos a aprovechar la vocación del suelo en los territorios, para que las comunidades trabajen con el Estado y no deforesten; nos interesa entablar con ellas un diálogo sobre educación ambiental, pero llegar a los grandes deforestadores. Otro empeño es fortalecer capacidades para llegar a las zonas afectadas”, agregó la ministra.

La ministra dijo que la operación Artemisa, estrategia a través de la cual se venía combatiendo la deforestación, no ayudó a hacerle frente a este flagelo, por lo que el primer eje en el que el Gobierno del presidente Gustavo Petro quiere trabajar, es en el de recuperar la confianza de las comunidades.

Todos los representantes de las instituciones que integran el Conaldef, entre estas la Fiscalía General de la Nación, la Procuraduría, los ministerios de Defensa y de Justicia, y las entidades del Sistema Nacional Ambiental (SINA), se mostraron dispuestos a trabajar bajo los nuevos lineamientos que en materia ambiental tiene el Gobierno del presidente Petro, a través de la ministra Muhamad, con el fin de que la deforestación no siga afectando la biodiversidad, principal riqueza del país.

“Encontramos un panorama realmente preocupante, por lo tanto, el reto es muy grande hacia la reducción sostenible de la deforestación. Lo podemos lograr si nos articulamos a través de un plan de Gobierno para hacerlo de manera estratégica. Por eso, es necesario un cambio cultural para trabajar con las personas que están en los territorios. Debemos también llegar con recursos, con planes de incentivos. Hay que arrebatarle la gente a la ilegalidad”, manifestó a su turno la viceministra Sandra Vilardy.

 

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest