Los emprendimientos indígenas han llegado para quedarse. Hoy, seis de estos emprendimientos ubicados en el departamento del Putumayo y relacionados con turismo comunitario, producción de alimentos, artesanías, accesorios o fabricación de productos cosméticos naturales cuentan con su propio portafolio de negocios, en los que se incluye información sobre las empresas y productos, además de los beneficios que estas iniciativas tienen para la naturaleza y sus comunidades.

Como lo explica Felipe Barney, Oficial de acceso al mercado de WWF Colombia, visibilizar estas iniciativas es importante, pues le demuestran a la región y al país que, a pesar de las problemáticas que enfrentan los territorios, estos pueden tener historias y casos de éxito. “Estos seis emprendimientos representan la variedad y las ganas que tienen las comunidades indígenas de progresar. Evidencia que sí existen negocios indígenas en la región que contribuyen a las necesidades de los consumidores en todo el país” dice.

Por otro lado, estas iniciativas también son una oportunidad para mejorar la economía de las comunidades al generar empleos, trabajar con actores vulnerables dentro de sus comunidades -como mujeres cabeza de familia o víctimas del conflicto armado- y ser un ejemplo de éxito para otras iniciativas parecidas. Sobre el tema, Felipe agrega que estos emprendimientos “son una muestra de que estas comunidades están en total capacidad de crear y abordar este tipo de iniciativas. Esto anima a otras comunidades a hacer lo mismo, lo que mejora las condiciones económicas de todo el territorio. ¡Un mensaje muy importante en un país donde todavía hay muchas miradas equivocas de lo que significa ser indígena!”.

Los seis emprendimientos fueron escogidos entre 114 postulantes que en 2020 aplicaron a la convocatoria pública del proyecto Amazonía Indígena: Derechos y Recursos, una iniciativa desarrollada por WWF Colombia, la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana (Opiac), la Organización Zonal Indígena del Putumayo (Ozip) y NESsT, y apoyada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), con el fin de promover el fortalecimiento económico y político de estas comunidades.

Iniciativas para frenar la deforestación y promover la cultura

Aun cuando los bosques son el tesoro natural más preciado de Putumayo, la deforestación sigue siendo una de sus mayores amenazas. Justamente, los emprendimientos indígenas hacen parte de una tendencia cada vez más fuerte en la región, en la cual las comunidades, valiéndose de la riqueza natural y cultural de sus territorios, crean alternativas económicas distintas las tradicionales —como los cultivos en la chagra, la pesca o la caza— para hacerle frente a los altos índices de deforestación (una problemática producida por actividades económicas como la ganadería extensiva, la tala ilegal y los cultivos ilícitos).

Esto es un trabajo bastante importante, considerando que, en 2020, Putumayo fue el cuarto departamento con mayor pérdida de bosque en el país con 13.100 hectáreas deforestadas, según el informe anual de deforestación del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam). Esta situación sigue siendo un reto para el país, teniendo en cuenta que, según los últimos dos boletines trimestrales de Detección Temprana de Deforestación realizados por la misma entidad, entre enero y junio del 2021 la región perdió 3.812 hectáreas más.

Sin embargo, la naturaleza no es la única beneficiada con estos emprendimientos: el fortalecimiento cultural es la bandera de algunas de las iniciativas. Muchas buscan incluir a jóvenes de las comunidades, con el propósito de fortalecer capacidades y legados culturales. “Esta es una labor que debemos seguir ejerciendo como pueblos indígenas, pues sin conocer nuestra historia y tradiciones, perdemos nuestros valores” explica Miguel Chasoy, fundador de la Asociación Shinyak, una de las iniciativas recopiladas dentro del portafolio.

Como explica Felipe Barney, la filosofía de trabajo de los emprendedores es un incentivo para que los compradores se inclinen por estos productos. “Ya sea una empresa distribuidora o un turista en la zona, puede tener la certeza de que le está comprando a negocios que tienen un impacto positivo para sus comunidades, su cultura y el planeta”.

 

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest