Los hipopótamos que en 1984 llegaron ilegalmente a Colombia para el zoológico que el narcotraficante Pablo Escobar armó en su hacienda en el centro del país se han reproducido sin control y son un «preocupante» problema ambiental para las autoridades y habitantes de la zona.

En el apogeo de su imperio criminal, Escobar construyó un zoológico en su Hacienda Nápoles, de casi 3.000 hectáreas, ubicada en Puerto Triunfo, en el departamento de Antioquia.

Hasta ese lugar llevó animales exóticos de todas partes del mundo que lo convirtieron en toda una sensación por lo extravagante de la propiedad sobre cuyo portón de entrada mandó instalar una avioneta que simbolizaba el medio de transporte de sus envíos de cocaína a EE. UU.

Tras su muerte en 1993, y con el fin de su cartel de las drogas, los animales del zoológico de Escobar quedaron sin control en un entorno que no era el suyo y encontraron en las planicies del Magdalena Medio un nuevo hogar al que rápidamente se acostumbraron por las condiciones favorables del terreno, regado por las aguas del río Magdalena, el principal de Colombia.

Sin embargo, los exóticos paquidermos se convirtieron con el tiempo en un peligro para la fauna, la flora y los campesinos de la región, uno de los cuales sufrió graves heridas al ser atacado en 2020 cuando fumigaba un potrero.

Este es «uno de los temas que más preocupa» al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, cuenta a Efe el titular de esa cartera, Carlos Eduardo Correa, quien asegura que se quiere evitar «un impacto negativo en el medioambiente».

Tres hembras y un macho fueron los primeros integrantes de esa comunidad de hipopótamos que ya cuenta con 133 ejemplares, según el último estudio del Ministerio de Ambiente junto con el Instituto Humboldt y la Universidad Nacional, que apunta a que los paquidermos «se han reproducido de manera casi exponencial», en palabras del ministro.

Ahora mismo viven en las riberas del río Magdalena «y se vienen reproduciendo a tasas muy altas; si no hacemos nada en los próximos ocho años tendríamos 400», agrega.

Correa explica que el peligro radica en que los hipopótamos «son animales que pueden pesar entre una y tres toneladas, comen 200 kilogramos de comida diaria y están afectando zonas de humedales, de ecosistemas de áreas protegidas».

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest