Como parte del proceso de construir territorios sostenibles y equitativos, las autoridades locales alrededor del mundo avanzan en estrategias para reducir la contaminación y así contribuir a la mejora de la calidad del aire. De esta manera, surgen alianzas con el fin de intercambiar experiencias y buenas prácticas que beneficien a los habitantes; tal es el caso de la administración de Lima, Perú y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

Para Éric Eduardo Concepción Gamarra, Director de Calidad Ambiental y Ecoeficiencia del Ministerio del Ambiente de Perú, la importancia de que las dos administraciones se unan radica en expandir el conocimiento de ambas partes y desarrollar experiencias exitosas con sensores de bajo costo que cumplan con los estándares de calidad ambiental en territorios que aún no cuentan con dichos sistemas de control y gestión de riesgos, tomando como referente la manera en que el proyecto SIATA del Área Metropolitana del Valle de Aburrá ha favorecido a poblaciones vulnerables.

En Perú existe un protocolo de monitoreo de la calidad del aire que está vigente desde el 2019 y que, según Gonzalo Níkolas Martell, analista en Gestión de la Calidad Ambiental, se enfoca en tres focos principales: planes de acción en las zonas de atención prioritaria (las que tienen emisores importantes y que están asociadas a problemáticas de salud pública), la prevención y evaluación de riesgos y el monitoreo orientado a las áreas extractivas, productivas y de servicio.

Por otro lado, el Sistema de Alerta Temprana de Medellín y el Valle de Aburrá -SIATA-, es un programa de monitoreo de la calidad del aire implementado en 2005 por el Área Metropolitana del Valle de Aburrá que cuenta con dos estaciones de carbón y 45 puntos de monitoreo, articulando una red de 8 sonómetros y 64 analizadores.

En los últimos años, se ha convertido en una herramienta efectiva en materia de prevención, gestión de riesgo e identificación de fenómenos naturales, logrando evitar pérdidas humanas y materiales y contribuyendo no solo a entender qué pasa con la atmósfera sino también cómo poder actuar en los episodios críticos de contaminación, donde es fundamental tener redes efectivas de monitoreo que puedan comunicar en tiempo real y entregar información de manera oportuna.

«El Área Metropolitana del Valle de Aburrá continúa posicionándose como un actor estratégico en el contexto internacional, compartiendo buenas prácticas, fortaleciendo lazos de amistad y generando transferencia de conocimiento en otras regiones y países. Compartimos con el Ministerio de Medio Ambiente de Perú, institución interesada en conocer nuestra estrategia de gestión de riesgo, específicamente en torno al Sistema de Alertas Tempranas de Medellín y del Área Metropolitana para implementar estas iniciativas en varias ciudades de Perú», afirmó Pablo Maturana, Subdirector de Cooperación y Convenios del Área Metropolitana del Valle de Aburrá, destacando la experiencia exitosa que ha tenido la entidad.

Además, dentro del fomento de la protección y cuidado del medioambiente, surgen iniciativas como Ciudadanos Científicos, una estrategia en donde se entregan sensores de bajo costo a la ciudadanía del Valle de Aburrá para que ellos mismos hagan monitoreo de variables ambientales como material particulado PM10 y PM 2.5, humedad y temperatura desde sus hogares, todo frente a la problemática de la calidad del aire y con fin de promover la participación, la ciencia y la educación.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest