Entre los 3.593 hogares que se conectarán en Medellín, este año, a acueducto, alcantarillado y gas natural las 24 horas del día está el de Doña Flor. Desde que el programa Conexiones por la Vida instaló en su casa estos servicios no solamente es feliz porque mejora su calidad de vida, sino que su tiempo florece.

Doña Flor vive hace 12 años en el barrio Buenos Aires. Nació en Segovia. Es una mujer humilde, del campo; tiene el cabello largo y las manos gruesas como de quien trabaja en labores agrícolas. Desde los 10 años de edad sufre de baja visión y otras enfermedades que la hacen una persona con discapacidad.

Actualmente, Doña Flor es beneficiaria del programa Conexiones por la Vida que lidera la Alcaldía de Medellín y que busca mejorar las condiciones de las personas mediante el acceso a los servicios de acueducto, alcantarillado y gas domiciliario.

Para el desarrollo de este programa, se destinarán $5.366 millones este año en obras de servicios públicos y gas natural que beneficiarán a 3.593 hogares. Las acciones incluyen la construcción de andenes, escaleras, cajas de inspección y redes de conexión de gas natural. Serán entregadas durante el primer semestre.

Tener agua y poder tomarla de la canilla: Eso es calidad de vida. Poder hacer de comer en la casa me ha traído economía al hogar y un orgullo de tener servicios públicos”, dice. Con sus ojos pequeños, que se ven detrás de sus gafas, se le puede sentir emocionada y agradecida de contar con agua y gas.

Seis meses atrás, aproximadamente, a Doña Flor le tocaba recoger aguas lluvias; ir a una quebrada cercana y caminar unos 5 kilómetros para tener agua, a la que de alguna manera también le temía ya que no era apta para el consumo; sin embargo, era con lo que contaba en ese momento; además, a ello se le sumaba el costo del gas, que en muchas ocasiones no lograba comprar por la falta de dinero.

Hoy, con orgullo, recuerda esos episodios, pues le enseñaron a valorar lo que ya goza: tener agua potable, alcantarillado y gas natural domiciliario.

No tener que hervir el agua; bañarse más seguido y dormir hasta más tarde son algunos motivos de emoción que Doña Flor, con una tímida risa, refleja en su rostro.

Consciente de la importancia de los servicios públicos y del gas natural domiciliario, Doña Flor, para cuidar lo que hoy disfruta y, de manera muy respetuosa, recomienda: Cerrar las canillas mientras se lavan los platos, lo mismo en el aseo de las manos, en la ducha mientras se estrega y los dientes mientras se lavan; además ser muy precavidos con el gas y siempre fijarse que esté bien cerrada la llave.

Gracias a la labor de la Administración Municipal y de EPM, hoy, Doña Flor aprovecha su tiempo libre: organiza sus plantas, ya que como buena persona del campo tiene conocimientos y el cuidado para embellecerlas.

Como en el caso de Doña Flor, la Secretaría de Gestión y Control Territorial continúa trabajando, de forma conjunta con las comunidades, para generar espacios de encuentro con la participación de líderes, grupos organizados, niños y adultos mayores para el desarrollo de competencias y el uso eficiente de los servicios públicos y del gas natural domiciliario.

Doña Flor, con una sonrisa tímida pero sincera, indica que, gracias a estos servicios, hoy tiene la oportunidad de disfrutar más. Ya hasta hace parte del grupo de gimnasia de la tercera edad de su zona. Su vida florece. Sabe que el tiempo es oro y ya es de ella.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest