El Día Mundial de la Madre Tierra, que se celebra este viernes, sirve para recordar la necesidad de​ ​“avanzar hacia una economía más sostenible que funcione tanto para las personas como para el planeta”, según la Organización para las Naciones Unidas (ONU).

En este contexto, las empresas y gobiernos deben adaptarse para afrontar los impactos derivados de la crisis climática, unas amenazas que han sido analizadas en el Observatorio de Riesgos para empresas en España, publicado recientemente por el Institut Cerdà.

Se trata de una herramienta que pretende “generar un cambio en la dinámica del clima desde el sector privado”, asegura la directora de Riesgos, crisis y resiliencia del Institut Cerdà, Elisabet Viladomiu.

Más allá de reducir las vulnerabilidades mediante los planes de mitigación y reducción de emisiones, la integración de “los planes de adaptación a los impactos climáticos que ya sufrimos es todavía muy reducida”, advierte​ Viladomiu.​

El Observatorio de Riesgos para empresas en España identifica como riesgos medioambientales «prioritarios” el “incremento de los fenómenos meteorológicos extremos” y “el avance del cambio climático» debido al «fracaso» de los planes de mitigación e «insuficiente» adaptación.

Además, el documento señala que “las afectaciones a la salud, la escasez hídrica, los daños a la biodiversidad, el aumento del número y dimensión de los incendios, y los riesgos geofísicos”​, son otras de las amenazas medioambientales más preocupantes.

Por ello, “el riesgo de no integrar el clima en las estrategias de negocio” puede llevar a las empresas a tomar decisiones que impliquen “un mayor ​impacto económico”, advierte Viladomiu.

La naturaleza silvestre “lleva tiempo experimentando un retroceso como consecuencia de nuestras actividades”, advierten desde la Asociación Española de Educación Ambiental (AEEA), en especial aquellas sociedades “que han hecho del crecimiento permanente su objetivo”.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest