Una tierna iguana fue sometida a un delicado y complicado proceso de cirugía para reconstruirle la boca y parte de la
zona nasal, después de resultar herida en esas áreas a causa de ataque por otro animal, golpes o por maltrato de alguna persona.

El animalito fue rescatado por la Policía Ambiental de Bucaramanga y llevado al Centro de Atención y Valoración de la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga (CDMB) hace 20 días, donde se hizo
la cirugía y ahora está en plena y exitosa recuperación.

Procedimiento médico

«El procedimiento médico incluyó, primero una antibioterapia para rescatar el tejido sano que tenía, luego se le hizo una cirugía en el paladar y otras partes de la boca para cerrar las heridas que tenía ahí, y continúo con un tratamiento médico de analgesia y antibioterapia para que el paciente pueda recuperarse adecuadamente», explicó Juan Sebastián Mejía Gómez, médico veterinario del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre, de la CDMB.

El funcionario agregó que en esta etapa de recuperación la alimentación también es parte fundamental para su nutrición y fortaleza física, debido a que cuando llegó al CAV estaba en estado bastante crítico porque las lesiones le impedían
comer, situación que aún continúa y por eso es alimentada a través de una sonda naso-gástrica.

“La cirugía se efectuó en el quirófano del CAV de la CDMB y contó con la colaboración de estudiantes de último semestre de veterinaria de la Universidad Cooperativa de Colombia – UCC -, también del médico Vladimir Quintero quien ayudó en anestesiología y todo el personal de cirugía, en la operación que duró más de hora y media”, concluyó en médico veterinario.

“El animal llegó con unas fístulas palatinas que le impedían consumir bien sus alimentos, que comunican parte de la boca, y también, el área nasal, razón por la cual, su comida se desviaba hacia su zona respiratoria, generando complicaciones de infección para el paciente. Por eso la necesidad de la antibioterapia para rescatar el tejido sano que tenía, producto de diferentes circunstancias, cómo golpes u otras condiciones. Posteriormente se realiza una cirugía que consta en unir y cerrar éstos espacios de la parte del paladar, transcurrido eso, continúa su tratamiento médico de analgesia y antibioterapia
para su recuperación”, anotó el galeno veterinario.

En este momento la iguana se encuentra en buenas condiciones y solo se espera que cicatricen las heridas para liberarla en su hábitat natural, y pueda volver a “tomar café a la hora del té”.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest