Cerca de 3.000 científicos del mundo, incluidos algunos premios Nobel, pidieron, en una declaración conjunta a los líderes mundiales, legisladores e inversores que “cambien la forma” de entender, planificar e invertir para “limitar los daños futuros” de la crisis climática.

En el documento, cuyo título es “Declaración científica de Groninga”, y publicado en vísperas de la Cumbre de Adaptación al Cambio Climático que organiza Países Bajos el 25 y el 26 de enero, los firmantes advierten de que el mundo se encuentra en “una creciente emergencia climática que requiere una acción inmediata”.

Los ciéntificos recuerdan que las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan “rápidamente” y, con ellos, el calentamiento global con efectos como sequías intensas, incendios, olas de calor, inundaciones y ciclones tropicales destructivos.

“Tenemos evidencias de que el calentamiento global ha aumentado el riesgo de inundaciones por huracanes intensos en el Caribe y el sureste de Estados Unidos y de tifones en todo el Pacífico occidental. Sabemos que la influencia humana ha aumentado tanto las sequías como los eventos de precipitación extrema en todos los continentes”, añaden.

Según cálculos de los científicos, en los últimos tres años los desastres relacionados con el clima han costado al mundo 650.000 millones de dólares, más del 0,25 % del PIB global, y la ONU ha alertado ya de que, para 2040, los daños asociados al cambio climáticos podrían elevarse a 54 billones de dólares.

“Debemos continuar mitigando rápidamente (esta situación) con reducciones de emisiones ambiciosas y mayores absorciones por sistemas naturales. Seguir como de costumbre no es ya una opción”, sentencian.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest