Cerca de 131.000 metros cúbicos de troncos de árboles talados ilegalmente en la Amazonía fueron incautados por las autoridades brasileñas en los últimos días, convirtiéndose en la mayor carga descubierta en esta país.

En total fueron 43.700 los troncos hallados en campamentos de madereros ilegales en las riveras de dos ríos en la Amazonía serían suficientes para construir 2.620 viviendas populares, según los cálculos de la Policía Federal, que coordinó las operaciones.

Los troncos fueron decomisados en campamentos a lo largo de los ríos Mamuru y Arapiuns, en una extensa región de unos 20.000 kilómetros cuadrados de densa selva en la frontera entre los estados amazónicos de Pará y Amazonas, según la Policía Federal.

Los responsables por los decomisos admitieron que el total incautado puede ser superior y que su volumen exacto sólo será esclarecido con una medición en la que se espera de la colaboración de las tropas del Ejército que desde hace varios meses participan en operaciones de combate a madereros en la Amazonía.

“Se trata de un área que estaba sufriendo una devastación irracional, que de ninguna forma puede ser llamada de manejo forestal. El comercio ilegal de madera sufrió un golpe muy grande con esta operación”, aseguró el superintendente de la Policía Federal en el estado de Amazonas, Alexandre Saraiva.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest