El Gobierno de Estados Unidos anunció el despido de 40 expertos de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA, en sus siglas en inglés) contratados por Donald Trump, antecesor del actual presidente Joe Biden, y que fueron acusados por grupos ecologistas de favorecer a la industria de los combustibles fósiles.

En un comunicado, el administrador de la EPA, Michael Regan, afirmó que los cambios “ayudarán a la agencia a recibir el mejor conocimiento científico” y reducirán la influencia de la industria de los combustibles fósiles en las regulaciones medioambientales.

Los cuarenta expertos trabajaban como asesores externos de esa agencia y formaban parte de dos comités que se dedicaron durante el Gobierno de Trump (2017-2021) a diseñar regulaciones relativas a la contaminación del aire y la fragmentación hidráulica o “fracking”, entre otros temas.

La decisión recibió el beneplácito de grupos ecologistas, que previamente habían criticado con dureza las restricciones que Trump impuso a la contratación en la EPA de científicos independientes en favor de expertos favorables a los combustibles fósiles, una política que acabó en los tribunales.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest