Raúl Torres, miembro del Resguardo Indígena Arhuaco, es el coordinador del proyecto Musesi, a través del cual se adelantan acciones de restauración ecológica en áreas degradas de la Sierra Nevada de Santa Marta. Él y su comunidad, en coordinación con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y Conservación Internacional, llevan a cabo la siembra de 700.000 árboles en 1000 hectáreas de este gran patrimonio natural de Colombia y el mundo.

Al respecto, Carlos Eduardo Correa, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, expresó: “Hemos encontrado un apoyo fundamental entre las comunidades de diferentes regiones del país, sin ese apoyo no podríamos llevar a cabo esta gran estrategia de restauración nacional a través de la siembra de 180 millones de árboles. Lo que estamos haciendo en la Sierra Nevada es un ejemplo de éxito y de trabajo en equipo. Hemos sembrado más de 130 millones de árboles en todo el país, también con ayuda de aliados y socios”.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (MADS) conversó con Raúl Torres (R.T.), sobre el proyecto Musesi y la forma en que su comunidad se relaciona con la naturaleza.

MADS: ¿Qué significa el árbol para los pueblos de la Sierra?

R.T.: El árbol para nosotros es un ser vivo, que tiene las mismas condiciones y responsabilidades que un ser humano. El árbol nosotros no lo tenemos como un elemento sino como un complemento de la vida; el árbol, anteriormente, era ser humano, pero en la distribución que hicieron nuestros padres espirituales, le otorgaron una función que es la de cuidar, proteger al ser humano y oxigenar al planeta. Lo tratamos igual que a un humano porque siente, piensa, habla, por eso le retribuimos con conservación y restauración.

MADS: ¿Por qué es importante la restauración del ecosistema?

R.T.: La restauración ha sido una excusa para poder mostrar la importancia que tiene el árbol en nuestra forma de ver la vida, basada en ese entendimiento y respeto mutuo que debe existir entre la naturaleza y el ser humano.

MADS: ¿Qué beneficios trae el árbol para el medio ambiente?

R.T.: El árbol da el sostén, las fuerzas necesarias a la madre tierra para que exista lo demás. Si hay árboles hay viento, agua, montaña, animales, humanos, y los humanos debemos protegerlo todo. El árbol forma parte de esa cadena, y se debe seguir en ese ciclo como la madre tierra lo dejó.

MADS: ¿Cómo va el proyecto que ejecutan junto al Minambiente y a Conservación Internacional?

R.T.: Nosotros iniciamos una estrategia de restauración activa para la Sierra, con la cual queremos sembrar 700.000 árboles en 1000 hectáreas, en diferentes cuencas hidrográficas: río Palomino, río Don Diego, río Aracataca, río Fundación. Somos 14 pueblos de arhuacos, alrededor de 450 familias, cada familia va a implementar 1600 árboles; todos los involucrados son arhuacos.

Estamos en la etapa de la producción vegetal, ya estamos pasando a la implementación en los lugares definitivos para la siembra de árboles. Hemos tomado el concepto de la restauración activa, que para la población arhuaca es nuevo, y lo hemos acoplado al conocimiento ancestral que tenemos sobre la protección del medio ambiente. En diciembre esperamos tener sembrados los 700.000 árboles.

Lo bonito de esto es que tenemos los diferentes pisos térmicos y diferentes condiciones ambientales. Estamos ubicados en predios que han sido comprados a los campesinos, donde se tuvo la oleada marimbera, la oleada cocalera. A la vez estamos ubicados en unos pueblos tradicionales donde todavía la montaña es virgen.

MADS: ¿Por qué es tan importante la participación comunitaria en estos procesos de restauración?

R.T.: Nuestra forma de desarrollar cualquier actividad es a través de la participación comunitaria, esto es porque toda la comunidad se involucra, todos caminamos hacia un mismo fin, que a la final es conservar y mantener la Sierra Nevada, que es nuestra forma de vida.

MADS: ¿Cómo ha sido el trabajo en los viveros?

R.T.: Familiar, se involucran todas las familias, no hay funciones específicas para cada miembro. Los padres y niños hacen el llenado de bolsas, el mantenimiento del vivero, el trasplante. Los hombres hacen trabajos pesados, las mujeres trabajos no tan pesados.

MADS: ¿Por qué es tan importante la educación ambiental para ustedes?

Nuestros padres nos inducen y forman. En la Sierra Nevada hemos estado enseñando cómo cuidar el territorio, cómo proteger el ambiente, cómo cuidar el lugar donde se va a vivir por muchos años; entonces, casi que la educación sí o sí se vuelve ambiental. Está muy ligado a la forma y a la percepción de la vida, porque nosotros somos muy espirituales, pero a la vez, el desarrollo de la parte espiritual hace que las vivencias que tú tengas con el medio, tengan una estrecha relación: educación ambiental-forma de vida, forma de vida-desarrollo espiritual, desarrollo espiritual-desarrollo de tu cultura, y la cultura para nosotros es lo primero.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest