A pesar de las campañas ejecutadas por las corporaciones ambientales en contra de la caza y tenencia de fauna silvestre, se volvió a presentar un caso, pero ahora ocurrió, con tortugas hicoteas en Santander.

Funcionarios de la Corporación Autónoma Regional de la Meseta de Bucaramanga (CDMB) acompañó a la Policía de Tránsito y Transporte a presentar ante la Fiscalía a un joven de 18 años al que se le decomisó un cargamento de tortugas hicoteas o galápagos desmembrados y sus respectivos huevos.

“Es muy triste recibir esta clase de noticias, como médica veterinaria del Centro de Atención y Valoración de Fauna Silvestre de la CDMB, me duele entender hasta dónde llega la perversidad del ser humano, pese a los múltiples llamados de atención por diferentes canales de comunicación, aún continuamos recibiendo casos aterradores como éste, insistimos en lo mismo; la fauna silvestre, se debe proteger y cuidar, cada especie juega un papel muy importante dentro de cada ecosistema al que pertenece, y en el caso de las tortugas hicoteas, éstas deben permanecer en su hábitat, y por ninguna razón las debemos cazar ya sea como mascotas o cómo se presentó en este caso, para ser vendido como alimento”, afirmó: Diana Carolina Pérez, Medica veterinaria CAV de la CDMB.

El decomiso se efectuó en un bus de servicio intermunicipal de pasajeros que realizaba la ruta El Banco Magdalena – Bucaramanga. Cuando le solicitaron al joven abrir una de las cavas que llevaba la sorpresa fue aterradora, allí habían más de 33 tortugas desmembradas y sus huevos.

Hay que recordar que las tortugas hicoteas son una especie en vía de extinción debido a una reducción mayor o igual al 30 por ciento de su población en los últimos 20 años, una hecatombe generada por los altos niveles de explotación y degradación de su hábitat.

La importancia de esta especie ecosistémica, radica en que es controlador de insectos y sirve de alimento para aves carnívoras al igual que algunos mamíferos.

Síguenos

PLANETA SOSTENIBLE
Chatea con nosotros

Pin It on Pinterest